Una mesa de chuches a ritmo de Hip-Hop

Concluida la época de comuniones de este año, nos gustaría dedicar un espacio un encargo con el que disfrutamos muchísimo porque nos planteó un reto distinto a otros desde el punto de vista del diseño. Se trataba de buscar algo poco convencional que estuviera relacionando con las aficiones de Miguel, su gran protagonista.

banderines_break_dance_01

Una de las primeras cosas que nos comentó la madre de Miguel fue su afición al break-dance, sugiriéndonos esta temática como eje de la decoración para su mesa de chuches.

banderines_break_dance_02

Entusiasmadas por su propuesta comenzamos a esbozar los primeros borradores de un diseño urbano que tuviera como fondos parades de ladrillo adornadas con grafitis, y en los que Miguel, en su papel de break-dancer, aparecería como personaje central con una ropa colorida y alegre, ataviado con vaqueros, sudadera y una gorra.

banderines_break_dance_03

Para la tipografía, lo teníamos claro, la elección debería seguir la estética de la escena hip- hop, incluyendo realistas detalles de chorretones de pintura fresca.

banderines_break_dance_05

Como se puede ver en las imágenes, conseguimos un resultado muy vivo en el que predominaron tonos amarillos y anaranjados.

banderines_break_dance_06

Uno de los diseños con el que quedamos más contentos fueron las cajas de palomitas, con dos tamaños y un montón de toppers a juego, todo ello en un vibrante collage de llamativos grafitis.

banderines_break_dance_07

Además, no faltaron bonitas cajas rectangulares que se incluye en nuestro kit ‘DIY‘ (consulta aquí su precio y qué elementos lo componen).

banderines_break_dance_04

Por último, nos gustaría destacar los envoltorios de las chocolatinas, que siempre triunfan. En ellos, como no podría ser de otro modo, figuran los ingredientes de una receta perfecta; sumados completan la forma de ser de cada niño, algo que no podríamos realizar sin la complicidad y ayuda de los padres. Son envoltorios a escala para deshacernos del clásico envoltorio rojo de las chocolatinas de toda la vida y que se pegan con una tira autoadhesiva que garantiza un ajuste perfecto.

En definitiva, este ha sido un proyecto diferente y novedoso para nosotros. Los padres de Miguel nos dicen que a su pequeño le encantó su rincón personalizado y que sus amigos alucinaron con unos diseños con los que se identificaban al 100%. ¡Muchas gracias y felicidades en un día tan especial!